EL SECRETO DE LA MODELO EXTRAVIADA

mendoza               modelo

Este nuevo libro de Eduardo Mendoza nos confirma lo que muchos ya sospechábamos: que sus últimas declaraciones sobre el estado terminal de la novela no era más que una de sus acostumbradas boutades. Porque, cada cierto tiempo, nos sigue regalando un relato nuevo para recordarnos que sigue siendo uno de nuestros mejores narradores.
El secreto de la modelo extraviada continua la saga iniciada con El misterio de la cripta embrujada y completada, hasta ahora, con El enredo de la bolsa o la vida. El detective anónimo protagonista de toda esta serie -que ya reúne cinco novelas- vuelve a sus peripecias en una Barcelona tan actual como el enredo en el que se ve envuelto.
En efecto, nos lo encontramos aparentemente normalizado, con un trabajo y una vivienda más o menos dignas para alguien como él, recorriendo la Barcelona más inmediata. Pero un enorme flashback de casi dos terceras partes del libro lo devuelven unas décadas atrás, aún en el psiquiátrico y con personajes y lugares reconocibles para los nostálgicos de sus primeros casos: el comisario Flores, su hermana Cándida o el Barrio Chino y las Ramblas vuelven a finales de los años ochenta, tan queridos para el protagonista y añorados sin duda para el marco de sus narraciones por el propio Mendoza. El antihéroe se ve envuelto, cómo no, en un asesinato con todos los avatares inimaginables posibles, pero cuya resolución solo se producirá cuando despierte de sus recuerdos, en la última parte de la obra.
Entonces, descubrimos que muchas cosas han cambiado para él, como la vida de los personajes y los lugares transitados a lo largo de la historia. Pero también hay algo que no lo ha hecho: los poderosos y su forma de seguir siéndolo, tan habitual siempre. Así, hay una trama de corrupción urbanística; otra política, si no la misma, con fuga de capitales al extranjero; y uno hilos de nacionalismo independentista que impregnan todo el relato el cual, sin duda, estaba muy presente para el escritor en el momento de escribirlo. Algo, por otra parte, habitual en él, pues sus críticas sociales y políticas suelen incrustarse sutilmente en toda su obra, la mayor parte centrada en su ciudad natal, a la que disecciona con todo el respeto del que es capaz.
Vuelve a ser un misterio cómo terminamos de leer un nuevo libro sobre este detective singular sin que sepamos aún su nombre, pero al que casi podemos ponerle rostro de tan familiar que se nos ha hecho. Aunque, en su presente, lo notamos más escéptico e irónico si cabe, también algo más ensimismado, tal vez triste. Sin duda la edad lo está alejando de esa ciudad que tanto quiere, pero que quizá ya no es la suya. El tiempo lo ha hecho viejo. También a los lectores que lo seguimos desde su inicio.

EL SECRETO DE LA MODELO EXTRAVIADA

LIBRE TE QUIERO

garcía-calvo

Libre te quiero,
como arroyo que brinca
de peña en peña.
Pero no mía.
Grande te quiero,
como monte preñado
de primavera.
Pero no mía.
Buena te quiero,
como pan que no sabe
su masa buena.
Pero no mía.
Alta te quiero,
como chopo que en el cielo
se despereza.
Pero no mía.
Blanca te quiero,
como flor de azahares
sobre la tierra.
Pero no mía.
Pero no mía
ni de Dios ni de nadie
ni tuya siquiera.

Agustín García Calvo

LIBRE TE QUIERO